EL CORAZÓN DEL HOMBRE ES EL QUE DEBE HACERSE RICO, NO SUS ARCAS.

CICERÓN
EN UN MUNDO INJUSTO, EL QUE CLAMA POR LA JUSTICIA, ES TOMADO POR LOCO.

LEON FELIPE

Jesús es mi Luz, mi vida y mi Salvación El Señor es mi Pastor; nada me faltará. En lugares de delicados pastos me hará descansar; junto a aguas de reposo me pastoreará. Confortará mi alma; me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre. Aunque ande en valles de sombras de muerte, no temeré mal alguno, porque Tú estarás conmigo; tu vara y tu cayado me infundirán aliento. Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores; unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando. Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa del Señor moraré por largos días.

¿ ACASO TRATAN USTEDES A LOS POBRES COMO BASURERO, DANDOLES AQUELLO QUE YA NO PUEDEN USTEDES USAR O COMER ? COMO ESTO NO PUEDO YA COMERMELO, SE LO VOY A DAR AL POBRE. MARIA TERESA DE CALCUTA

NO TEMAS, PIENSA Y EXPRESATE EN LIBERTAD

DOCTRINA

DOCTRINA
ES NECESARIO RECREAR TODA LA DOCTRINA REVOLUCIONARIA DEL NACIONALSINDICALISMO A PARTIR DE ESAS PREMISAS IRRENUNCIABLES SIN LAS QUE LA FALANGE NO SERÍA TAL: HUMANISMO PERSONALISTA, PATRIOTISMO DINÁMICO Y REVOLUCIONARIO, SINDICALISMO REVOLUCIONARIO DE AUTOGESTIÓN, COMUNALISMO SOCIAL” Javier Iglesias

SEAMOS SERIOS

SEAMOS SERIOS
JAMÁS DA EL ALMA HUMANA MEJOR PRUEBA DE FORTALEZA Y NOBLEZA QUE CUANDO RENUNCIA A LA VENGANZA Y PERDONA UNA OFENSA

CUANDO EL SABLE ESTÉ ENMOHECIDO Y EL ARADO RELUCIENTE, LAS PRISIONES VACIAS Y LOS GRANEROS LLENOS, LAS ESCALERAS DE LOS TEMPLOS VACIAS Y LAS DE LOS TRIBUNALES CUBIERTAS DE HIERBA, CUANDO LOS MEDICOS MARCHEN A PIE Y LOS PANADEROS A CABALLO, ENTONCES ESTARÁ BIEN GOBERNADO EL IMPERIO. Y MIENTRAS TANTO SE SIGUE FUSILANDO A JOSE ANTONIO

sábado, 19 de diciembre de 2009

LEVANTAR, NO SOSTENER


Levantar, no sostener


Lo de la Economía Sostenible de Zapatero es como el viejo grito de Viva España








Permítanme que presuponga que escribo para gente de cierta cultura, aunque sólo sea porque así suelen ser los que leen los periódicos. Si me excedo al partir de semejante premisa, les ruego de antemano disculpas.


Lo he pensado un poco y creo que la tan cacareada Economía Sostenible, como concepto, tiene el mismo fallo que el viejo grito de Viva España como eslogan o como exclamación patriótica.


Tradicionalmente, hasta los años treinta, se gritaba Viva España al final de los mítines, tanto conservadores como socialistas. Todos querían que viviera España, pero llegó un personaje, José Antonio Primo de Rivera, hijo del general Miguel Primo y fundador de la Falange, que dijo que semejante frase era intolerable.


La Falange de José Antonio no era exactamente, por aquel entonces, el partido fascista y reaccionario que conocimos luego a través de Franco y su Movimiento (otro concepto genial, porque el Movimiento consistía justamente en evitar que se moviera nadie). La Falange original, antes de su secuestro, era más bien otra cosa mucho más compleja de explicar, con su toque católico, sindical, y hasta sentimentaloide, pero eso no hace al caso para lo que iba a contarles hoy.


El caso, y a eso iba, es que José Antonio decía que gritar Viva España era de cobardes y mentecatos, porque para vivir España como estaba viviendo, zarrapastrosa, miserable y arrastrada era mejor que se muriese de una puñetera vez. Por eso pidió a todos los suyos que en vez de Viva España gritasen Arriba España. El desastre en que acabó aquello lo conocemos de sobra, pero echarle la culpa a él es como echarle a Jesucristo la culpa de la Inquisición, que se formó en su nombre, pero sin que nadie pudiese pedirle opinión.


Ahora, con la Economía Sostenible, me parece a mí que nos pasa otro tanto, pero no hay quien lo diga.


No tenemos ni siquiera a un alucinado, a un revolucionario o a un reaccionario con dos neuronas (o dos huevos) para decirlo claramente y de una vez.


¿Sostener el qué?


¿Una administración monstruosa, ineficiente y multiplicada por diecisiete? ¿Un sistema de contratas basado en que unos cobran, los contratistas, y otros curran, los subcontratistas? ¿Una economía asentada sobre el endeudamiento, sin capacidad competitiva ni de generar empleo? ¿Una economía que no logra jamás ofrecer ocupación a la población ni mantener un nivel social digno sin recurrir a la caridad, el subsidio y la propina? ¿Una economía con la energía cara, en manos de multinacionales y oligopolios malamente compatibles con la utilidad pública? Prefiero no seguir.


Lo que tengo muy claro es que en España no hay que sostener la economía. Hay que crearla y levantarla.


Hay que dar trabajo a la población. Hay que permitir crear riqueza al que la quiera crear y vivir de su trabajo al que quiera trabajar.


Sólo es eso. Así de sencillo. Sostener este cadáver, ¡que lo sostenga su padre!


JAVIER PEREZ

jueves, 17 de diciembre de 2009

lunes, 14 de diciembre de 2009

PANDILLA DE CABR...

" ASÍ ÉS LA VIDA "

LA RAZA CATALANA


"La raza catalana". Una entrevista

Por Pedro Martínez Priede

Lunes, 14 de diciembre de 2009

Francisco Caja presenta su nuevo libro "La raza catalana" y Luis del Pino le hace una entrevista muy interesante.

Sostiene el señor Caja que Sabino Arana, el mayor cretino que produjo el País Vasco en toda su historia, concibió su ideología racista durante los cuatro años que vivió en Barcelona. Según Caja el racismo propio del nacionalismo catalán precede al vasco en muchos años y se mantiene hasta el final de la segunda guerra mundial. Todavía en el año 37, en plena guerra civil, el señor Bosh Gimpera, un prehistoriador de reconocido prestigio, aseguraba ante Azaña y Negrín que la guerra civil era una guerra de razas, olvidándose, claro, de que poco tiempo atrás el 75% del negocio del tráfico de esclavos realizado por españoles había estado en manos de catalanes y vascos. Creo que Caja acierta cuando dice que el viejo sueño del nacionalismo catalán no está en la independencia sino en dominar España, económica y políticamente. Habla también de los orígenes fascistas y racistas de ERC. Curiosamente en el año 31 un grupo de ERC denuncia a Companys por no rotular en catalán el cartel de su despacho.

Sin embargo creo que hay una enorme confusión en la tesis de Francisco Caja, tal es así que sin él pretenderlo atenúa el racismo nazi cuando cita una conversación de Hitler con Bormann en la que el Fuhrer sostiene que no hay una raza biológica judía, sino que lo judío es un espíritu, una voluntad incompatible con las necesidades políticas e históricas de Alemania. Lo judío es "una raza mental antes que cualquier otra cosa", dice Caja comentando las palabras de Hitler.

En este caso el señor Caja atribuye a Hitler un 'racismo' similar al que todos tenemos frente al islam, donde la biología no pinta nada, y eso, no sé si caerá en la cuenta Francisco Caja, puede convertirlo a él en algo peligroso a los ojos de la policía progresista.

Y es que cada día que pasa crece el número de revisionistas que sostienen que el odio al judío fomentado por la propaganda nazi no era más que una forma de manipular a las masas para apartar a los judíos y a todo aquel que se mostrara reacio a la hora de asimilar el europeísmo pangermanista del nacionalsocialismo. Hitler despreciaba la capacidad crítica de las masas y las usaba para sus fines políticos; y en esto Hitler era igual a todos los políticos, lo único que lo diferenciaba de los demás era el fin pretendido y la falta de escrúpulos a la hora de manipular. Por eso acierta Rauschning cuando dice (citado por Carmen Grimau):

"Hermann Rauschning es absolutamente clarificador: en "Hitler me dijo" recoge las impresiones que le produjo el futuro Führer antes del año 33: "Hitler no tiene doctrina; tiene pasión y designios, lo cual es muy distinto. (…) La masa no posee más que un aparato intelectual y sensorial muy simple. Todo cuanto no acierta a catalogar la llena de desasosiego" (v. la edición española fechada en 1941, p. 184).

Y añade Grimau:

"El culto al odio salió sin frenos. Lo inenarrable salió por boca de hombres cultos como Brasillach, Drieu la Rochelle o Rebatet. Pero en política, y eso es válido para todos los tiempos, sólo se dice aquello que ha sido ya interiorizado y asumido."

Sin embargo eso no era incoveniente para que Milch, judío, fuera la mano derecha de Goering, ni que Heydrich, mano derecha de Himmler, fuera cuarterón, con una abuela judía, ni que 60.000 judíos y 90.000 cuarterones formaran parte de la Wehrmacht. (El documental está rodado casi íntegramente en Israel. Cinco capítulos).

Lo importante era apartar a todo aquel que no encajara en la nueva Alemania imperial, y si para ello los nazis tenían que comparar a los judíos con las ratas, se hacía (a menor escala, pero con el mismo fin, Felipe González puso a los líderes del PP simultaneando sus caras -deformadas- con varios doberman ladrando, la diferencia estuvo en que no insistió con el vídeo durante años, pero el contenido era similar).

Ratas que sin embargo combatían en primera línea del frente. Es decir: racismo, sí; el que la masa -siempre necia, en Alemania y en cualquier parte- necesita para moverse, pero no más. Si los judíos sobran en Europa no será en virtud de su raza sino de su espíritu, incompatible con el espíritu alemán.

Ojo, porque tenemos el islam dentro y esta estrategia puede repetirse, esta vez contra lo musulmán, contra el espíritu musulmán. Y no sería la primera vez.

Cae el señor Caja en la manipulación actual, donde los términos fascista o racista se usan fuera del significado político y solo como adjetivo calificativo, y creo que eso se debe a que el señor Caja no percibe que la voluntad de afirmación de un pueblo, sea catalán o alemán, usa cualquier argumento para afirmarse. Cuando tocó usar la raza (biológica) con fines propagandísticos, se hizo, pero una vez caído ese mito se sustituyó por el mito de la cultura, siendo la lengua el principal rasgo diferencial dentro de cada cultura concreta.

Hay que reconocer que ese mito, el de la cultura, no resulta tan dañino como el de la raza, puesto que la condición genética de cada uno es irreversible, no así la procedencia cultural, por tanto es un sinsentido hablar de racismo mental (como si el racismo pudiera darse al margen de la mente) ni de un racismo lingüístico; hay, eso sí, segregación y marginación, que pueden ser por motivo racial o por cualquier otra causa, por ejemplo lingüística o cultural. Pero conviene no confundir, puesto que si es cierto que todo racismo conlleva segregación y marginación eso no quiere decir que toda segregación se realice por motivos raciales. En resumen: que como el término raza puede tener muchas acepciones conviene ser más riguroso a la hora de fijar el significado de la palabra, precisamente para no dar pie a equívocos tales como los que se están produciendo hoy en día, donde por criticar el islam o el nacionalismo vasco o el feminismo te llaman racista. Por eso el señor Caja se equivoca cuando dice, curiosamente como diría Hitler, que "no hay que tener un concepto estrecho, restringido, del término raza", porque justamente esa 'amplitud', ese ensanchamiento, produce que cualquiera que se enfrente a quienes imponen la terminología dominante sea inmediatamente descalificado por parte de esos ideólogos, que usan los términos como banderas y con fines denigrantes para quienes no se cobijan bajo su estandarte. Como por cierto hacían los nazis y tantos otros.

Por eso mismo el señor Caja se contradice cuando afirma que fue con Pujol cuando se produjo el tránsito del mito de la raza al mito de la lengua, puesto que si la raza tiene tantas acepciones no sé por qué razón Pujol realiza el tránsito, cuando resulta que según el señor Caja tanto racismo existe en la discriminación lingüística como en la biológica.

Francisco Caja se corregiría muy fácil si dijese que al separatismo catalán le sirve cualquier concepto con tal de que este marque diferencias con quienes no son catalanes, sean la raza, la lengua o el folclore, conceptos que a lo largo del tiempo se sustituyen unos a otros en la escala de valores de la ideología nacionalista. Además Luis del Pino corrobora la equívoca tesis de Caja cuando dice que lo importante no está en conocer el significado de las palabras sino saber quién las impone. Eso es un error, porque lo justo sería decir: "lo importante es saber lo que significan las palabras para saber de qué te acusan, lo cual demostraría la inmensa ignorancia y la bastarda intención de quienes las usan".

Y es que uno de los grandes problemas que hoy padecemos consiste precisamente en la corrupción de los conceptos que la ideología dominante ha impuesto: paz, talante, diálogo, consenso... Son términos que hay que recuperar con su verdadero significado precisamente para mostrar como mentirosos o ignorantes a quienes usan y abusan de ellos.

Y hay un nuevo error, no solo de Caja sino que está muy extendido, que consiste en acusar a Pujol de racista, o 'racialismo' (concepto que parece que le gusta al autor y que es ridículo) cuando en el año 58 publicó un libro asegurando que el gran problema de Cataluña estaba en la inmigración. Es curioso que se acuse a Pujol de racista al mismo tiempo que estamos hablando de la desintegración de Europa precisamente por el mismo problema, por negarse un elevado porcentaje de inmigrantes a la asimilación del país de recepción y a la vez acentuar su afirmación en su cultura de origen.

Bajo el punto de vista étnico el señor Pujol tenía y tiene razón, pues la lengua catalana podía desaparecer si esa inmigración no se integraba en lo catalán; asunto diferente es lo que el señor Pujol entiende por 'identidad' catalana, que no se limita al ámbito lingüístico sino que tiene muchísima más extensión. La lengua, como en otros tiempos la raza, cumple la función de juntar a los propios y combatir a los enemigos, pero el que cumplan la misma función no quiere decir que sean lo mismo.

El nacionalismo catalán es un problema grave para España no por el hecho lingüístico (qué tendrán que ver los privilegios que los nacionalistas buscan a través de Estatut, similares a los del Estatuto de Guernica, con la lengua, que ya está más que reforzada) sino por la discriminación y el abuso al que se somete no solo a los castellano-parlantes catalanes sino a todos los que ni somos catalanes ni residimos allí). Por tanto no se puede decir, como insiste Caja, que Pujol sea racista, al menos en lo que se refiere a su actividad pública. Esa es una conclusión errónea del señor Caja producida justamente por las premisas confusas y erróneas de las que parte y que antes señalé.

El señor Pujol es separatista, con raza o sin raza, con lengua vernácula o sin ella, y por eso al nacionalismo no hay que denunciarlo solo por la discriminación a la que somete a los castellano parlantes sino por la falsificación total y absoluta de la historia de España y de Cataluña, que es bastante más grave que la cuestión lingüística.

Han sido y son el progresismo docente y el izquierdismo quienes están desmantelando la unidad de España, en unos casos con lengua vernácula y en otros sin ella. Jamás los separatistas hubiesen llegado a nada si no hubiesen contado con la colaboración de la izquierda 'española' y de una derecha romanona. Jamás.

Por tanto el mérito de ese libro de Francisco Caja parece estar en el estudio de la génesis racista originaria del nacionalismo catalán y que luego tomó Sabino Arana, pero en ningún caso cabe hablar hoy de racismo catalanista teniendo al frente de la Generalidad a un cordobés separatista. Eso es descomponer el concepto de racismo con un fin ideológico que además resulta de muy corto vuelo puesto que cualquiera lo refuta con solo mirar a la actual clase política catalana.

La entrevista:

http://fonoteca.esradio.fm/c.php?op=player&id=4089

Comentarios

NOS MATAIS DE HAMBRE


LA TIERRA PROPORCIONA RECURSOS SUFICIENTES PARA LAS NECESIDADES DE TODOS, PERO NO PARA LA CODICIA DE MUCHOS. LOS HAMBRIENTOS DE LA TIERRA CLAVAN SUS OJOS EN NUESTRA CONCIENCIA Y NOS DICEN: ¡¡¡ NOS MATÁIS DE HAMBRE !!!
MAHATMA GHANDI